Misión, Visión y Valores

Versión para impresiónSend by emailVersión PDF

MISIÓN

Aquello a cuyo cumplimiento debe dirigirse nuestro trabajo en el colegio, la razón de ser, aquello para lo que existimos, quiénes somos.

Somos un Colegio que ofrece a la sociedad una propuesta educativa que tiene como objetivo la formación integral del alumno (en sus dimensiones personal, social y transcendente) desde la etapa de educación infantil a la de bachillerato, según los valores y espíritu del Evangelio, al estilo de San Antonio María Claret. Configuramos una comunidad de aprendizaje donde la inclusividad y la equidad se constituyen en los pilares fundamentales de nuestra manera de entender la educación.

VISIÓN

Aquello hacia lo que queremos avanzar a corto y medio plazo, es aspiracional, es nuestro deseo.

Profundizar en nuestro trabajo para que seamos:

  • Un Colegio que fundamente su proyecto educativo en la contextualización del Ideario de los centros educativos de la Familia Claretiana en una sociedad en “continuo cambio y transformación”.
  • Un Colegio que, como organización inteligente, posea una cultura de colaboración, aprendizaje continuo y sentido de responsabilidad.
  • Un Colegio que considere al alumno el centro del proceso de enseñanza-aprendizaje, convirtiéndole en protagonista activo de su proceso formativo.
  • Un Colegio que favorezca la detección, desarrollo y acompañamiento del talento de cada alumno mediante la generación de sinergias entre el centro educativo, la familia y los diversos agentes sociales.
  • Un Colegio que eduque para la vida de acuerdo con el perfil de salida del alumno, personas felices, competentes, críticas, comprometidas, solidarias, creativas y creyentes.
  • Un Colegio que incorpore las metodologías activas, el trabajo cooperativo, el uso de las tecnologías contextualizadas en los procesos de aprendizaje, las experiencias interdisciplinares y globalizadas, y en el que se establezcan los nuevos roles del profesor (guía), alumno (protagonista autónomo) y familia (implicación activa).
  • Un Colegio abierto a la realidad europea y a la ciudadanía global que facilite una sólida formación en idiomas.
  • Un Colegio donde los educadores (directivos, profesores y miembros del PAS) sean agentes de cambio social, asuman su responsabilidad en misión compartida y alcancen su desarrollo personal, vocacional y profesional en identificación con el Ideario y el PEC.
  • Un Colegio en el que las familias participen y colaboren en las actividades organizadas por el centro alineadas con sus fines y objetivos educativos.
  • Un Colegio que gestione en clave de mejora continua en la búsqueda de la excelencia y que ejerza la responsabilidad social empresarial.
  • Un Colegio que forme parte de una red provincial de centros de los Misioneros Claretianos de Santiago y que establezca redes de colaboración con otros centros o instituciones educativas.
  • Un Colegio que garantice su sostenibilidad económica generando los recursos necesarios para su funcionamiento.
  • Un Colegio cuya actividad implique el menor impacto posible en el medioambiente, que colabore en su conservación y transmita a su alumnado la necesidad de disponer los medios necesarios para su cuidado.

 

VALORES

Nos indican las pautas principales de comportamiento de las personas.
  • El trabajo en misión compartida informando las actuaciones en los distintos ámbitos a partir de los principios de la corresponsabilidad y la colaboración.
  • La formación continua de todos los agentes educativos.
  • La cercanía e implicación de las familias de nuestros alumnos como elemento primordial de la acción educativa.
  • La atención a cada alumno de forma singular y diferenciada en razón a su situación personal.
  • La apertura a las necesidades del entorno y del mundo, convirtiéndose en agentes transformadores de la realidad animados y comprometidos con la justicia social.
  • La implicación por hacer de la comunidad educativa una comunidad de aprendizaje donde el alumnado se forme integralmente en conocimientos, habilidades, destrezas y valores que le hagan competente para la vida.
  • El buen gusto y el trato educado y respetuoso en las relaciones con las personas y los bienes.
  • Una educación que se inspira en la comprensión cristiana de la persona y del mundo que ayuda a dar un sentido pleno a la propia vida.
  • La participación en la vida de la comunidad cristiana como lugar donde se vive y se madura en la fe.
  • El compromiso por la igualdad efectiva entre el hombre y la mujer, y con el cuidado del planeta.